¿Una brujita que teje con papel y lapicera?
¡Vaya prodigio, qué mágica hechicera!
En punto arroz escribe poemas.
En punto inglés, libretos para escena.
En Santa Clara, historias verdaderas...
Si es con ganchillo...¡Prodigios en espera!

(Regalo de María Alicia Esain)

Seguidores

domingo, 17 de noviembre de 2013

PAMPARATO, UNA GENIAL OBRA DE TEATRO

Hace tiempo que esta obrita de teatro estaba en la "baulera" ( como diría su autora), y por eso ya iba siendo hora de que saliera a la luz y la conociera todo el mundo. La escribió una gran amiga y colaboradora de  este blog Ana  Gracia y yo le hice el cartelito. Se trata de una pieza teatral para representar con los niños. Tiene todos los ingredientes para gustar a los niños, no es demasiado larga y está llena de notas de humor que seguro que les encantan.
Ya era hora que en este blog se hablase un poquito de teatro y comenzar de la mano de mi gran amiga y escritora Ana es todo un honor.
Aquí os dejo su trabajo y el mío y también su enlace al blog para que lo visitéis, si os gusta la creación y las letras os sentiréis en él como pez en el agua.CUENTOS DE TIHADA

Los oficios de Pamparato (teatro)
Para todos los que me piden textos para representar en las escuelas o con grupos numerosos. Acá un texto que se puede usar en la fiesta de fin de curso, para el día del trabajador, en el día de la tolerancia (que es hoy), para darle valor al pan y que como en esta historia, nadie se quede sin comerlo... Cuando quieran y donde quieran , es un placer que se levante el telón.
Agradezco a todos los que usan los textos y mencionan autoría y blog.
Los dejo con Pamparato.


Los Oficios de Pamparato

Un taller mecánico con herramientas tiradas por todos lados. Pedazos de motos y carrocería de autos. Ruedas y volantes colgados del techo. Pamparato, lleno de grasa, con una rueda rodeando su cintura y un volante de sombrero, con pinzas sosteniendo los pantalones y espejos colgados en las orejas.

Relator – El primer oficio de Pamparato fue el de mecánico. Su tío le dejó las herramientas y, aunque nunca le habían interesado los autos, aceptó el taller y la clientela. Pronto tuvo algunos inconvenientes…

Cliente 1– (Entra enfadado) Pamparato, ¿se puede saber qué hizo con mi auto? ¡Se lo traje por un cambio de aceite y desde entonces cada vez que toco la bocina se abre la ventanilla y cuando quiero bajar el vidrio suena la bocina! ¿Qué tiene?

Pamparato – (Inmutable) Ah… son cosas de la mecánica.

Cliente 2 ­– (Entra muy irritado) ¿Dónde estás Pamparato?

Pamparato – Entre ruedas y motores…los únicos amores (termina la frase suspirando)

Cliente 2 – Si así trata a sus amores...¡Me dijo que iba a tener el auto en dos días y han pasado seis meses!

Pamparato – (Sin perder la calma) Ah…son cosas del almanaque.

Cliente 2 – ¡Me han salido cayos y juanetes de tanto caminar!

Pamparato – Mejores zapatos va a tener que comprar.

(Entra Cintia. Es muy coqueta. Tiene una sandalia en una mano y el taco en la otra; camina dando saltos y esquiva los obstáculos que hay en el taller, teme ensuciarse)

Cintia – (Grita) ¡Pamparato si te agarro te mato!

Cintia corre por todo el taller a Pamparato. Los vecinos tratan de atajarlos.

Pamparato – (Corre) Por favor señorita Cintia, comprendo su malestar…

Cintia – ¡Quién me arregla los zapatos que he roto de tanto caminar!

Pamparato – (Agitado) ¡Yo señorita Cintia, se lo prometo, un segundo se lo voy a solucionar!

Relator/a – Cuando Cintia se cansó de correr y quedó tendida, Pamparato aprovechó para pegarle el taco. Esa situación lo decidió a vender el taller y poner una zapatería, los clientes los tenía asegurados. Al principio el negocio no funcionaba porque nadie quería llevar sus zapatos por la mala fama de Pamparato como mecánico. Pero Cintia le hizo buena propaganda y además todos se vieron en la necesidad de acondicionar los zapatos porque tendrían que caminar por mucho tiempo hasta que apareciera otro mecánico por el pueblo.
Pamparato resultó ser un buen zapatero. Así aumentó la clientela, pero también los problemas…

(Se han cambiado los objetos de la escena para armar una zapatería. Pamparato rodeado de una pila gigante con muchos pares de zapatos, botas, zapatillas. Todo mezclado.)


Cliente 3 –  Vengo por el arreglo.

Pamparato – Sí, acá tiene don Pisano.

Cliente 3 – ¡Yo no uso zapatos dorados, le traje unos botines marrones!

Clienta 4 –  (Entra haciendo equilibrio) ¡Mire el taco cuello de jirafa que le puso a mis chatitas!

Clienta 5 – (Se tira a los pies de la Clienta 4 e intenta sacarle las sandalias) ¡Esos son mis tacos! ¡Ha dejado mis zapatos de fiesta como si fueran alpargatas!

Cliente 6 – ¡Las alpargatas son mías, no me dé estos mocasines de casamiento para trabajar entre las vacas!

(Los clientes se pelean entre sí, se tiran con los zapatos por la cabeza, buscan en la pila el zapato que les falta. Pamparato se ataja de los zapatos que vuelan y se esconde)

Relator/a – Era tanta la confusión que la gente iba de casa en casa buscando su calzado y preguntando si de alguno era el que Pamparato le había dado. Así se realizaban los intercambios. Cintia -que se sentía responsable por haberle hecho buena fama al zapatero- organizó a la gente e hizo una feria en la plaza donde se expusieron todos los pares y cada uno reconoció el propio,  aunque algunos zapatos quedaron perdidos para siempre o en los pies de alguien al que no le pertenecían porque a zapatería revuelta ganancia de descalzos.

(Muchas personas caminan por el escenario, sacan pares de zapatos de las bolsas, se sacan lo zapatos que llevan puestos e intercambian con otros. Algunos llevan una bota en un pie y una alpargata en la otra o un zapato dorado y una zapatilla y gritan buscando lo que les falta. Mucho alboroto. El que encuentra el par se pone feliz y hace el cambio. Cintia ayuda a que todos recuperen el par perdido, corre de un lado a otro y calma a las personas)

Relator/a – Cuando la feria terminó, después de más de 80 horas corridas y a las corridas sin zapatos, Cintia quedó tan agotada que fue a lo de Pamparato a reclamarle por la situación vivida. Llegó con el vestido arrugado, ojeras y el cabello revuelto después de muchos días sin bañarse ni comer.

Cintia –¡Mire Pamparato cómo he quedado para solucionar los líos que ha ocasionado!

Pamparato – Es verdad Cintia, qué le ha pasado a su peinado, usted siempre tan prolija y parece una bru…

Cintia – ¡Se atreve a preguntarme qué me ha pasado! (se agarra de los pelos y grita) ¡Zapatos, taco, color, hebilla, calzado, color, pomada…! ( Pamparato está callado en un rincón. Cintia se calma y se tira en un sillón)

Relator/a – Hagamos silencio…Cintia se calmó  y qué tierno es Pamparato,  muy suavemente la peina hasta que ella se queda dormida. Al despertar ve que Pamparato vela su sueño, eso le provoca tanto cariño que… ¡algo va a cambiar!

Cintia – (Dulcemente) Ah querido Pamparato ¿querés que prepare pan para untar  con mantequilla y ricos dulces?

Pamparato – Encantada querida Cintia, ¿te puedo ayudar?

Relator/a – Cintia y Pamparato amasaron con sus propias manos. Pasaron el día compartiendo el pan, risas e historias  y se olvidaron del pueblo, los autos y los zapatos. Después de un día tan bello Pamparato estaba dispuesto a realizar cualquier tarea y muchas ideas llegaban a su cabeza…¿o a su corazón?

Pamparato – ¡Ya sé qué negocio voy a poner!

Cintia – ¿Cuál?

Pamparato – ¡Una peluquería para damas y caballeros!

Relator/a – Después de aquel sentimiento de ternura que Pamparato le despertó, Cintia estaba preparada para transformar la zapatería en peluquería y escuchar los reclamos por cosas tan insignificantes como las que empezaron a suceder…

(Entra un grupo de personas arrastrando sillas. Algunos con secadores y ruleros, otros con las manos y la cara llena de pintura, un grupo con el cabello o la barba llena de espuma. Se sientan en hilera, mirando al público. Pamparato los atiende y Cinthia corre de un lado a otro tratando de solucionar problemas)

Clienta 7– ¡Sáqueme esta espuma para la barba, usted me está tratando de barbuda!

Cliente 8 – ¡Nooo me va a teñir el pelooo, quiero decir la pelada! ¡Necesito que me saque la barba!

Cliente 9 – (Un señor corpulento) ¡Venga a sacarme la coronita de novia ya!

Cliente 10 – (Llorando) Mis rizos…¿dónde están mis rizos? En unas horas me caso (se tira de los cabellos) ¡Quiero mis rizos!

(Todos los clientes se paran de sus asientos y le tiran a Pamparato con las pinturas por la cabeza Cintia lo protege. Los clientes se retiran. Pamparato y Cintia quedan solos en el escenario)

Cintia – Qué hermoso estás (le acaricia el rostro), no te pongas triste, comé este pan que hice especialmente para vos.

Pamparato – Pan…pan… sí pan…cómo no nos dimos cuenta antes…pan …pan (corre alegre llevando en brazos a Cintia)

Relator/a ­­– Desde entonces amasan la masa, la tarde, la vida. Ella cocina un rico pan caserito, de diferentes tamaños,  aromatizados, cuadrados o redondeados. Pamparato sale con un canasto gigante al que le ha puesto rueditas y luces de colores.

(Cintia amasa y saluda a Pamparato que recorre la escena con su carro)

Pamparato – (Canta) ¡Pan barato
                                   pan rico
                                   pan para rato
                                   no se endurece
                                   pan Pamparato!

Relator/a – Cuando escuchan el cantito todos los vecinos salen con bolsas, cajas y canastos a buscar los panes deliciosos y hasta los pájaros lo esperan para recibir las migas de manos de Pamparato que, feliz de haber encontrado amor y profesión, reparte alimento y nadie, desde entonces, se queda sin comer por donde pasa Pamparato.

(En el escenario se representa lo que dice el relator. En el medio quedan Pamparato y Cintia abrazados, junto al carrito y rodeados de vecinos y pájaros. Todos comen pan y cantan juntos)

Todos – ¡Pan barato
               pan rico
               pan para rato
               no se endurece
               pan Pamparato!

Ana Gracia 


4 comentarios:

  1. Felicidades a Ana y a ti, Pilar, por esta entrada. Es un texto que seguro resultará atractivo a los niños, bien como teatro leído o representado. Además permite acercarnos al español del otro lado del Atántico, algo que sin duda enriquecerá a nuestros alumnos. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Que divertida y original obra con un final feliz y prometedor, las situaciones son graciosísimas txapeldun a las dos. un abrazo Begoña

    ResponderEliminar
  3. Yo también creo que a los niños les puede encantar. Es una obra muy bonita, simpática y creativa. Y que decir de tu dibujo ... pues que fenomenal como siempre. Sois las dos unas grandes artistas . Un abrazo.

    ResponderEliminar